16 mar. 2015

Este es el mejor lugar y el mejor momento

En un momento de la oración de la mañana, asciendo por un canal de luz y me encuentro en un espacio de luz dorada, con tres seres de luz de los que sólo percibí los rasgos luminosos de sus rostros. Respondían a una oración por algunas almas. Esto es lo que recuerdo:

"Este es el mejor lugar y el mejor momento, los seres encarnados eligen previamente venir a este mundo  ya que aquí es donde todos los niveles de conciencia y espiritualidad pueden confluir en un mismo estado experiencial. Los elevados espiritus con meritos luminosos, descienden para encontrarse con sus amadas almas que transitan el dolor y el pago de deudas pasadas. Asi en un mismo nivel sensitivo interactuan y progresan hacia las alturas de la comprensión espiritual y el elevamiento moral.

Gracias a esta gracia del Padre Celestial, el universo material se convierte en el campo de amor de todos los seres, independientemente de su origen celestial o de regiones mas bajas. Para encontrarse en este momento del tiempo y en este lugar del espacio se hacen grandes esfuerzos por numerosos seres que ayudan a los peregrinos a configurar y definir las experiencias que necesitan para elevarse hacia el Padre.

Esa es la razón de que este sea el mejor momento y el mejor lugar, para servir a los que amamos, pagar lo que debemos, recibir las gracias perceptibles y cambiar en el camino de cuidar a otros, ayudandolos y acompañandolos en un proceso de olvidarnos de nosotros mismos. Los que ascienden reciben cura y protección en el camino ser plenos y enfocados en ser mejores.

Una madre muere y por sus méritos vive en los Reinos Celestiales, su hijo deja el cuerpo un tiempo después y por distintos pensamientos, emociones y acciones queda anclado en zonas tenebrosas. La madre sufre y ora constantemente por la situación de su hijo, aunque baja hasta la presencia de su hijo, este no la ve ni la oye. Ella llena de luz celestial es demasiado sutil para el, que envuelto en un material mas grosero no puede percibir la grandeza de la presencia materna. El dolor y deseo de la madre por ayudarle y la necesidad de progreso y comprensión mayor del hijo, les lleva a encontrarse de nuevo en el mundo material, en el mejor momento y lugar posible.

Alegrate por todos aquellos que te acompañan, cuidalos, amalos, comprendelos, este viaje es un viaje comunitario para aprender a compartirte, a mejorarte y cambiar.
Es un viaje de peregrinación para curarte del egoismo, al encuentro del bien en los demás, y para ver a Dios en todo lo que existe.
Es una aventura que muchos seres desean y pocos consiguen. La encarnación requiere del esfuerzo de muchos seres que te acompañan, guian e inspiran.
Es un reto de descubrimiento del amor que brilla en tu corazón, una constatación de que el mundo es una casa llena de amigos.

Este es el mejor momento y el mejor lugar para vivir, se feliz."

Sephariel
13/10/2014