21 ene. 2016

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, Jueves, 21 de enero de 2016


MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ,
         TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​
Sé que las Apariciones de los Mensajeros Divinos son un misterio para muchos, misterio que en algunos causa el crecimiento de la fe, y en otros el tormento de la duda.
Este mundo, hijos, está lleno de misterios. La propia consciencia humana, en sí, es un gran misterio tanto para el Cosmos, como para ustedes mismos.

 
En este planeta, deben aprender a vivir por la fe: fe en lo invisible, en lo intangible, en los Divino, en lo pleno. Es solo con la Gracia de la fe, que el corazón puede estar delante de las diferentes situaciones de la vida con la claridad y la comprensión necesarias.
Les digo esto porque como grupo y como humanidad están delante de dos desafíos, que son las dos misiones que están viviendo. Ambas situaciones, que deben ser develadas, tienen raíces muy profundas y desconocidas para todos. Y, para que no estén delante de ellas de manera superficial, deben abrir sus corazones para la vivencia de la fe, pues es así, confiando en lo invisible y siguiendo sus corazones en cosas tal vez inexplicables o no tan obvias para sus mentes, que podrán estar plenos delante de esos dos desafíos.
Las dos situaciones que hoy enfrentan, tanto en el Medio Oriente como en el Chaco, Argentina, necesitaron llegar al extremo para que la humanidad colocara sus ojos sobre ellas, y aun así, padecen mucho con su indiferencia, porque el corazón humano aún no se abrió para vencer sus propias comodidades e ir al encuentro de las necesidades del prójimo.
Sus hermanos de la consciencia indígena intentaron llevar a cierta parte del planeta, principalmente a las Américas, a una vida evolutiva diferente de la realizada por el resto de la humanidad. Ellos encontraron lo Sagrado gracias a la reverencia, porque era justamente la falta de contacto con las creaciones e invenciones materiales de la mente humana lo que les permitía encontrar un camino evolutivo diferente, basado en el amor y en la simplicidad.
Pero en un planeta al que vinieron para aprender a amar, la misma tendencia de los espíritus presentes en él, sofocó la expresión natural de los guardianes de la pureza, los pueblos originarios. Con la ayuda e incentivo del enemigo de Dios, ustedes no pudieron comprender las diferencias, y a lo largo de muchos siglos, intentaron imponer una forma de vida mental, material y basada en la competencia y en la lucha por el poder. Porque los indígenas no son así y por haber permanecido en su pureza, ustedes los hicieron sufrir y hasta hoy influyen, en gran manera, las mentes de los pequeñitos intentando hacerlos desaparecer de la Tierra sin percibir que con ellos, desaparecerán el amor, la simplicidad, la pureza y la humildad del corazón.
Es la misma lucha por imponer sus propias costumbres e ideales que, en el Medio Oriente, generan las guerras y los conflictos permanentes. Y Yo les digo que no solo proviene de Medio Oriente el incentivo para esas guerras y que no es sólo con la ayuda de las grandes potencias económicas de Occidente que ellas crecen y se desarrollan. Quiero que comprendan que esos males tienen raíces espirituales profundas y un único propósito: destruir los Planes de Dios. Es por eso que contamos con la fortaleza espiritual de pocos, más que con los recursos materiales de muchos.
Una de las formas del enemigo para hacerles perder la fe y la esperanza, es colocando en sus mentes, el ansia por encontrar resultados materiales, pero esa búsqueda fue la que llevó a Judas al suicidio, por no comprender que la victoria del Mesías era en la cruz.
Ustedes, que están más conscientes, deben servir sin buscar resultados; deben transformarse sin recibir méritos; deben esforzarse sin encontrar recompensas ni reconocimientos. Dios tiene Sus Ojos puestos en los que son verdaderos y fieles a Su Plan. Sobre estos Él colocará Su cruz, que para unos podrá significar muerte y fracaso, pero para los que tienen sus corazones abiertos y sus consciencias despiertas, significará el triunfo de Dios en todo el Universo.
Sirvan todos los días con la certeza que la verdadera batalla se vive en el espíritu y ahí debe ser vencida. Lo que sucede en la materia es simplemente reflejo de lo que se multiplica en los Planos Superiores.
Por eso, quiero hacerles comprender los acontecimientos del mundo desde un punto de vista más amplio, para que delante del servicio, no se apeguen a lo que puedan hacer con las manos, pero sí a lo que se alcanza con el corazón.
Por el descubrimiento de su servicio y de su misión espiritual,
San José Castísimo