9 jun. 2011

“Fuerte llamarada solar” producirá tormenta geomagnética entre última hora de hoy y mañana 9 de Junio

El Sol desató una potente llamarada este martes 7 de junio cuyas consecuencias son imprevisibles y que podría perturbar las comunicaciones terrestres.

Una llamarada solar “dramática”, “espectacular”, “inhabitual”, son algunos de los calificativos dados por la NASA anoche al fenómeno solar verdaderamente anómalo y excepcional por su evolución producido ayer mismo en la superficie del sol, mientras una eyección de masa coronal que podría tener un tamaño varias veces superior a la tierra viaja en estos momentos hacia nosotros a más de 1400 kilómetros por hora, aunque afortunadamente sin trayectoria de colisión.





O eso parece confirmar en un comunicado oficial el Centro de Predicción del Clima Espacial del Gobierno Americano, hablando, aún así, de una posible tormenta geomagnética moderada a fuerte (G1 a G3) por su incidencia indirecta en nuestra magnetosfera, alguno de cuyos portavoces manifestaba ayer en distintas declaraciones recogidas en medios internacionales que no era descartable que dicha eyección pudiese afectar de forma limitada a las comunicaciones y a las redes eléctricas de determinadas zonas del planeta. ('Dramatic' solar flare could disrupt Earth communications. By Kerry Sheridan AFP);
Unusual solar flare could disrupt satellites, communication and power on Earth



Los Observatorios Solares de Australia y Bélgica parecen concordar, a su vez, con el observatorio americano de Colorado, y mientras el observatorio australiano ha declarado por el momento un “geomagnetic warning” con seguimiento geostat 5, el sistema de alerta temprana del “Solar Influence Data Center” belga concluía que la concreta interreacción con el campo magnético terrestre dependerá de especialmente de la orientación sur-norte de nuestro propio campo magnético al llegar a nosotros.(“The geomagnetic response depends on the magnetic structure, especially on the orientation of the south-north component of the magnetic field imbedded in the cloud”)
De hecho según los últimos datos sobre el seguimiento de este fenómeno recogidos a primera hora de hoy en el Washington Post, se llega a reconocer abiertamente una “pequeña probabilidad entre un 25-30% de posibilidades” de que dicha tormenta geomagnética evolucionase “de mayor a severa”, lo que con la información disponible por el momento resultaría muy difícil de precisar y posiblemente no lo sería hasta minutos antes de la llegada de manera similar a las dificultades para predecir los tornados terrestres. (Huge explosion on sun - what does it mean?)
En España el Observatorio del clima espacial de la Asociación Española de Protección Civil para los Eventos Climáticos Severos lo califica, en principio, de fenómeno sin implicaciones directas para nuestro país ni sus infraestructuras, aún si finalmente pudiera resultar tener algún efecto en altas latitudes del globo. Si bien ello mismo, a mera constatación de fenómenos sorprendentes como este, producido prácticamente de la nada y de la forma menos esperada, constata claramente el delicado momento de seguridad para la tecnología de la que dependemos a causa de tales eventos climáticos tan difíciles de pronosticar lo que debiera llevar a redoblar tales esfuerzos y las medidas preventivas en la materia y para la población civil, como ante cualquier otro riesgo natural.

| Actualizado 09 Junio 2011 - 12:47 h.