12 mar. 2013

Trigueirinho, Claves del futuro



 No debéis premeditar la batalla. Cada encuentro será definido por el Maestro. El enfrentamiento es necesario para producir la tensión ardiente, sin la cual no podéis ascender.

1. "Dejad que los niños vengan a mí", os dijo, en el pasado, el Instructor. Sí, la pureza traduce con perfección Nuestra senda. Es el signo de esta Hermandad.

 2. Muchos alumnos, cuando escuchan que se necesita pureza, se visten de blanco, pero se olvidan que el verdadero despojamiento es interior. Ostentan esa bandera, pero en los zapatos traen el polvo de esta civilización. Sabed, es tiempo de que nazca el nuevo hombre. Es tiempo de que efectivamente se asuman transformaciones. No se puede construir la nueva Tierra basada en festivas promesas. La materia debe ser impregnada por el fuego y transformada, vertida en el molde de la redención. Por eso Yo os convoco a imprimir en cada acto de vuestra vida la determinación de trascenderos. Amad ese fuego. En esa senda tendréis Nuestras bendiciones.

3. La distancia no es obstáculo para el contacto con Nosotros. El discípulo ya lo sabe. Pero ahora ha llegado el momento de que muchos aspirantes que recorren la senda de la luz crucen el Primer Portal. Que persistan. Que venzan las pruebas. Que aprendan a caminar en el fuego.

4. La simiente del nuevo hombre fue cuidadosamente trabajada por Nuestros Agentes. Su formación se inició hace milenios, si consideramos el tiempo cronológico de la esfera terrestre. También, hace mucho se comenzó a preparar el suelo para abrigar esa simiente; sin embargo, las conciencias que pueden recibirla son relativamente pocas. Pero eso no es lo más importante. Bastarían dos para que la nueva humanidad se instale en el planeta.

 5. El hombre terrestre no aprendió los misterios de la progresión de la energía. Se limitó a las tablas iniciales, no quiso oír la Enseñanza. Nosotros siempre estuvimos presentes indicándole el camino, pero no lo obligamos en esta senda, es necesario el consentimiento del ser. No Me refiero a la respuesta del consciente externo, sino al sí que debe ser emitido en los mundos celestiales. Al fin y al cabo, es necesario que se quiera volver a Casa.

6. La existencia en estratos más sutiles de la esfera terrestre comienza a develarse para muchos individuos. En vislumbres, le van siendo mostrados los caminos de la nueva Tierra. Ella ya existe en los planos superiores, y puedo deciros que no está distante de la esfera material. Hoy se vive una fase importante de esa aproximación, pues se llegó a un delicado umbral: los estratos concretos deben deshacerse en luz y acoger la vida futura. Por eso están siendo efectuadas tantas reorganizaciones, y por eso el Llamado vuelve a sonar, intensamente. El discípulo debe tener presente esos puntos y afinar su sintonía. El fluir de la Gran Corriente no debe ser interrumpido.

7. Hay estudiantes que, al oír hablar del advenimiento de la nueva humanidad, se aferran a los pormenores de la información, divagan en imaginaciones, y así pierden la esencia de la Enseñanza. No es tan importante el color de los ojos o de la piel del nuevo ser, sino su estado de conciencia. Ese estado debe ser buscado ahora por los qué siguen el camino de la ascensión. Por eso decimos: la nueva Tierra existe en las esferas superiores del planeta. Traerla a la manifestación es tarea de los servidores de la luz.

8. Incontables lazos sujetan al hombre terrestre al pasado. Romperlos es una necesidad para que el espíritu pueda ascender. En ese sentido el hombre puede hacer mucho, conscientemente, pero la transición solo es posible por acción de la gracia superior. Sí, es tiempo de amar la libertad. Es tiempo de ser libre.

 9. El advenimiento de una raza ocurre en la luz de las esferas sublimes, y se va reflejando en los sucesivos estratos de la vida planetaria, hasta penetrar la oscuridad material. De ese proceso participa una red inconmensurable de energías, seres y conciencias. En él Mi Rayo está presente, como guardián del nuevo portal.

10. Es increíble cómo inclusive las mejores personas tienden a ignorar la sublimidad de la vida y a aferrarse a la mezquindad. Casi siempre esa tendencia se mezcla con las más elevadas aspiraciones. Por eso Yo recomiendo la vigilancia y, por encima de todo, la rendición del ser. El primer paso es comprender la indicación y aceptarla. El paso siguiente es vivirla.

 11. El sentido de lo sagrado será rescatado por el nuevo hombre. Todo en la vida será reconocido por él como una dádiva del Creador y como instrumento para glorificar Lo. No obstante, no se debe esperar el mañana para manifestar lo nuevo. Lo sagrado debe ser vivido ahora, prioritariamente, y por eso es necesaria la reverencia.

 12. Aquellos que persisten conocerán la luz de la nueva aurora. Aquellos que persisten descubrirán el poder de la conquista alada. Aquellos que persisten develarán el signo de Nuestra Hermandad. Sí, es necesario asumir la batalla. Es necesario empuñar la espada y afirmar la ley.

13. No se puede construir lo nuevo aplicando viejos patrones. Esta es una época de mutaciones, y por eso la intensificación de las corrientes es tan bella. Todos los colores se unifican para componer el nuevo orden. El júbilo del encuentro con la luz impregna las esferas superiores. Ese júbilo debe penetrar la oscuridad material y en ella encender la llama de Nuestro Rayo.

14. ¿Puede un pájaro, en una pequeña jaula, ejercitar su vuelo? Por cierto que no, pero para el espíritu no existen tales fronteras. Por eso afirmo que los que oyen el Llamado pueden volar. Aunque sumergidos en las esferas concretas, con la conciencia pueden lanzarse hacia el Infinito.

 15. No hay misterios en el cumplimiento de la ley. ¡Y ese cumplimiento transformaría a la Tierra en un reino celestial! Entonces, ¿por qué la humanidad insiste en evitar esa tarea? La respuesta es simple: por atracción se aproximan los afines; por el libre albedrío se pierden las más bellas oportunidades.

16. La masacre de animales prosigue, a pesar de todas Nuestras advertencias. ¿Acaso los hombres no perciben los visitantes indeseables que son atraídos por esas barbaridades? Sería suficiente que leyeran con atención pocas líneas de las noticias para comprobar que la violencia en el mundo es sembrada por la propia humanidad.

17. Antes que la nueva Tierra pueda manifestarse en la esfera concreta, es necesario ajustar todas las cuentas. Inclusive hay discípulos que llegan a impresionarse con la rapidez con que están siendo realizados esos ajustes. Por eso es necesario afinar la sintonía. Por eso es necesario unirse, sin restricciones, al Bien.

18. Muchos ya notaron alteraciones en el curso del tiempo y también en la densidad de ciertos objetos materiales. También son perceptibles las transformaciones en el propio organismo humano, especialmente en el plasma sanguíneo. Sin embargo, en medio de tanta neblina, esos descubrimientos son relegados al campo de los equívocos, y el hombre permanece atado a viejos patrones. Que los pioneros sepan ver las señales. Que se mantengan firmes en su labor, que no se pierdan, que amen la ley.

19. La esfera terrestre demanda hoy un alto grado de atención. Es tan fuerte la intensificación de las corrientes que, para mantenerla en cierto equilibrio, se hacen necesarias medidas especiales. Los asaltos del enemigo son ininterrumpidos, pero Nuestra fortaleza es inexpugnable. El nuevo hombre existe como patrón que ha de ser expresado en la Tierra futura, y la nueva raza no será contaminada por el olor de esta civilización. La victoria es segura, pero los plazos se acortan y la batalla todavía no terminó.

20. La simiente de una nueva raza está siendo trabajada, simultáneamente, en diversos niveles vibratorios. Como un gran laboratorio, la esfera planetaria abriga ese sublime proceso. Es cierto que, según la fase que esté en marcha, solo determinadas regiones ofrecerán elementos adecuados para que esa química pueda ocurrir. Hasta hoy la colaboración consciente del hombre de la superficie fue mínima, pero los Hermanos del Espacio estuvieron siempre presentes, y su actuación aún es fundamental. Como modeladores de los nuevos tiempos, en haces de luz traen del cosmos las más preciosas combinaciones. Acoged, también vosotros, la nueva simiente.

21. Para el hombre terrestre la función de los anillos de Saturno es misteriosa. En torno a ese tema se construyeron varias teorías, mas ninguna de ellas pudo develar la realidad. Existen muchas vinculaciones entre el funcionamiento del organismo humano y las interacciones de la Tierra con mundos vecinos. No obstante, las claves de esa ciencia fueron recogidas hace tiempo por Nuestros Agentes, para salvaguardarlas del asedio de los incautos. Mas hoy comienzan a surgir, de entre la humanidad, individuos que pueden soportar 1a impetuosidad del fuego del espacio. A ellos les está siendo entregada la Antorcha del Conocimiento. Ellos son los portadores de la luz.

22. Hubo quienes llamaron a la Tierra "el planeta azul". Nosotros la llamábamos "el planeta prisionero". Pero, en estos tiempos, esta situación se transforma, y la nueva Tierra se prepara para emerger. De prisionero, este pequeño planeta se convertirá en plataforma para el espíritu en ascensión. Su tarea es importante, más de lo que podáis, en principio, imaginar. Preguntad a la estrella Sirius. En secreto, ella os responderá.

23. Las investigaciones arqueológicas revelaron poco acerca del verdadero pasado de la humanidad. En los registros etéricos se pueden encontrar referencias correctas acerca de la trayectoria recorrida por ella, como también de sus posibilidades futuras. El hombre perdió las claves del contacto con esos archivos luminosos cuando optó por internarse, más allá de lo previsto, en la densidad de la esfera material. Todo tiene su precio. Mas en todos los tiempos existieron aquellos que, coligados con Nuestra Hermandad, pudieron actuar como transmisores de la Enseñanza. De esos archivos recogían las informaciones que necesitaban para el cumplimiento de sus tareas. Hoy, se podrá revelar mucho más, y, para eso, los discípulos están siendo preparados silenciosamente.

24. Los rayos de Júpiter todavía no fueron detectados por la medicina terrestre, pero muchas de las curas actuales derivan de la acción de estos. Además, ciertas enfermedades infecciosas son agravadas por ellos cuando las impurezas de la base no fueron suficientemente removidas. Esas impurezas son de origen psíquico, y se proyectan sobre la materialidad de los cuerpos. Por eso decimos que los tratamientos no pueden limitarse al vehículo externo del hombre, sino que las causas de las deformaciones deben buscarse en los mundos invisibles.

25. Muchos estudiantes se preguntan cómo reconocer los rayos emanados de los planetas y estrellas, y cómo utilizarlos. Ese es un conocimiento que no puede ser adquirido por medio de estudios. Nace de la perfecta interacción entre la conciencia del ser y la esencia del rayo. De esta forma, Nosotros indicamos la entrega como la única senda hacia la verdad. De ella provienen todos los beneficios para el servicio al mundo.

26. En la civilización futura, los rayos enviados desde el cosmos hacia la Tierra serán correctamente comprendidos y tendrán un amplio uso, inclusive en la armonización de los seres y de los cuerpos. En ese campo ya están siendo realizadas algunas experiencias como preparación para la nueva vida no en los laboratorios terrestres, sino en las naves trabajo del cual anteriormente fuisteis informados.

27. Los rayos de Venus poseen una tonalidad y una vibración inconfundibles. En silencio elevan la conciencia del ser, y permiten que sea impregnada por bálsamos de compasión y de sabiduría. ¡Qué bello es ver flores que se abren en este jardín! ¡Qué bello es ver que la Tierra se reintegra al cosmos!

28. Muchos tienen una vida interior relativamente activa, pero desconocen este hecho por completo. Inmersos en pseudo obligaciones, se olvidan de volverse hacia aquello que es, en sí mismos, la fuente de vida. Deben aprehender la correcta proporción de los hechos y de los valores. No se puede desperdiciar toda la encarnación, repetidas veces.

29. Para que la simiente del nuevo hombre pueda germinar, es necesario que el suelo que la acoge se encuentre en condiciones. Además de esto, que esté protegida de la intemperie hasta que se haya robustecido como planta. Hay quienes piensan que están preparados para ese proceso, pero el orgullo les impide vivirlo plenamente. Hay otros que, con rasgos de inferioridad, le cierran las puertas a esa siembra y limitan el propio potencial. Por eso, el olvido de sí es el mejor camino. Estrecho como es, solo puede ser recorrido con la entrega del ego al Maestro. Prestad atención a estas palabras, pues contienen la clave de vuestra liberación.

30. Aún no podéis percibir la magnificencia de los tiempos que vivís. Solamente con la visión del espíritu se puede superar las atrocidades cometidas por esta civilización. Lo que realmente importa, hermanos, es la luz que ahora está siendo liberada por el fuego purificador, y no el tizne de esa quema. La luz este es el signo del porvenir.

31. Cuando fuereis asolados por el dolor, entregadlo a lo Alto. Cuando fuereis tomados por la desilusión, agradecedla y entregaos al Supremo. Cuando fuereis atacados por la aridez, bendecidla, pues ella pronuncia fases luminosas, en las cuales estaréis trabajando más cerca de Nosotros.

32. Lo más importante es el camino cósmico del ser, no el movimiento de las formas en la esfera terrestre. Para que podáis comprender esta aseveración son necesarias medidas correctas. No podéis ponderar toda la existencia tomando como base solo una ínfima fracción de ella. Desde el comienzo de los tiempos estamos emitiendo el llamado, pero esta humanidad no lo quiso oír. Ahora ha llegado el momento de la cosecha. No hay cómo postergar esta sublime aproximación todavía más. Por eso decimos: gloria a los cielos, bendito El que viene en nombre del Señor.

33. Mi espada corta los aires y anuncia el nuevo tiempo. Mi espada rompe las tinieblas, abre camino hacia la luz. Su estrecho filo es la senda de los elegidos, de los que respondieron al Llamado y supieron persistir. La senda de la evolución es para todos, y el amor del cosmos a todos ofrece sus dones. Sin embargo, el equilibrio de los universos debe ser mantenido y cada ser debe saldar sus cuentas antes de partir. Por eso, en este final de ciclo, la faz de la Tierra todavía será escenario de horrores. Pero, que las lecciones sean aprendidas, y que este universo nunca más retorne a la oscuridad.

 34. Si pudiésemos, cancelaríamos el pesado golpe de retorno que se cierne sobre la humanidad y sobre el planeta. Pero, para que el espíritu se libere, es necesario que se rompan las ataduras, y así la purificación acompaña, paso a paso, el cierre de las cuentas. El cielo se torna oscuro en el momento de la tempestad. No obstante, cuando ella ha pasado, sobreviene una paz profunda. Por eso, Nuestros discípulos son llamados Sembradores del Futuro: en medio de la oscuridad, prenuncian la Paz.

35. Hoy en día, todo el sistema solar está especialmente volcado hacia la Tierra. En realidad, no solo él, sino gran parte del cosmos. Cuando es necesaria una cirugía delicada, los esfuerzos se concentran sobre el órgano enfermo. Sabed, el mal está vencido. Pero es necesario dar tiempo al tiempo, para que las falanges enemigas también ajusten cuentas entre sí.

 36. ¿Qué vale más, una pérdida material o afectiva, o la liberación del espíritu? Por cierto que la segunda, y no es extraño que la primera sea instrumento para lograr esa liberación. Por eso es necesario mantener la actitud correcta frente a los hechos de la vida y, principalmente, aspirar con ardor al Bien. La voluntad humana será impregnada por la Voluntad del espíritu. Que así sea, para la Gloria Suprema.

37. La integración en Nuestra Hermandad ocurre en el reino del espíritu. La conciencia es ese reino, y por eso el estudiante debe abstenerse de buscar fenómenos. La esfera concreta está demasiado densificada para acoger el ritmo de la luz, lo cual vuelve apremiante la ascensión de toda la materia del planeta. En estos tiempos de tribulación, son necesarios seres orantes encarnados; es necesario que esos seres, miembros abnegados de la humanidad terrestre, en vida se donen a la luz. Para redimir el pasado se puede hacer mucho más por intermedio de ellos que por la intervención de humanidades vecinas. Conocéis la ley del karma (7); por lo tanto, sabréis comprender correctamente los motivos de esta afirmación.

38. Cuando el cielo se oscurezca durante el día y la luz ya no pueda ser vista, dondequiera que estuviereis aquietaos y orad. Agradeced, pues habrá llegado el momento de la gran liberación. Estrechad vuestros lazos con la Jerarquía. Estrechad vuestros lazos con el supremo amor. Nada temáis. El espíritu se regocija ante la liberación del ser.

39. Disteis diferentes nombres a Nuestros Mensajeros, pero ya es tiempo de reconocerlos como una única luz. La Hermandad del cosmos es la expresión de la suprema unidad, y en esa corriente debéis fundir vuestro ser. Cual eslabón ardiente, unificad vuestra conciencia con el Altísimo.

40. Los terrestres llaman a los planetas cuerpos celestes. Esto no está del todo equivocado, pero es limitado como forma de expresión. Es mejor decir estados de conciencia y, en muchos casos, escuelas para la humanidad. No tarda en llegar el tiempo en que el hombre podrá proyectarse libremente más allá de la órbita terrestre, y encontrar a sus afines también en las escuelas vecinas. La amplitud es su destino. Por eso os digo: en vuestro espíritu tenéis las llaves del futuro.

 41. La prontitud es necesaria en Nuestros discípulos. La tarea les es transmitida, pero es a ellos a quienes les corresponde decodificar Nuestro mensaje. De su sintonía depende el éxito de la tarea. Ellos ya deben haber aprendido esto. La creatividad yace en la perfección del espíritu, y la unión con Nuestra corriente, en la obediencia a la ley. En otras palabras, si no se está conectado con la Fuente no hay cómo vencer al enemigo.

42. En esferas superiores resplandece el fuego. La fase futura del planeta está lista para emerger también en la superficie de la Tierra. Lo que tantas veces fue anunciado se manifestará. - (7) Ley del karma. Ley de causa y efecto. La ley del karma dicta, en el ámbito material que cada acción genera un efecto que, a su tiempo, se volverá causa de un efecto sucesivo. Actúa en el sentido de equilibrar los universos. Puede ser descrita en la frase bíblica: [...] el hombre cosecha aquello que siembra. Extracto del libro: TRIGUEIRINHO - LA VOZ DE AMHA Etiquetas: CONEXIONES, ESTELARES